La USO participa en el Foro Europeo de Mujeres Beijing + 15

Tiempo de lectura aproximado: 3 minutos

La incorporación de la mujer a los puestos de decisión y la lucha contra la violencia de género siguen siendo asignaturas pendientes en materia de igualdad en la UE, según las conclusiones del Foro Europeo de Mujeres Beijing +15, que se reunió durante dos días en Cádiz para evaluar el cumplimiento por la UE del Plan de Acción aprobado en la IV Conferencia de la Mujer en Pekín, en 1995. 

Los avances en la formación académica de las mujeres y la puesta en marcha de políticas nacionales de igualdad constituyen los principales logros de la UE en los últimos 15 años. Pero ello no ha bastado para aupar a las mujeres a los puestos de decisión ni para eliminar la brecha salarial entre ambos sexos, según el informe presentado en Cádiz por la anterior presidencia de turno sueca de la UE sobre el cumplimiento del Plan de Acción de Pekín.

La ministra española de Igualdad, Bibiana Aído, la directora de la Comisión Europea para la Igualdad, Belinda Pyke, y la presidenta de la Comisión de Igualdad y Derechos de la Mujer del Parlamento Europeo, Eva Britt, entre otras, coincidieron en destacar que las políticas de igualdad, además de justas, son rentables económicamente. Asimismo, lamentaron la ausencia de datos sobre la dimensión real de la violencia de género en la UE para emprender políticas comunes.

Entre las conclusiones del foro, destaca la necesidad de involucrar «a las mujeres y a toda la sociedad» para erradicar la desigualdad y la violencia, ya que no se conseguirá una igualdad real sin la “participación activa” de los hombres.

En el ámbito económico, se concluyó que las políticas de igualdad son “una buena inversión para luchar contra la pobreza y elevar el nivel de desarrollo”. Aumentar la formación y la tasa de actividad de las mujeres es “más eficiente económicamente” y se traduciría en un incremento del PIB, según un estudio del Banco Mundial.

Además, la crisis actual se perfila como una “oportunidad” para promover el acceso de las mujeres a los consejos de dirección de las grandes empresas, que sigue siendo baja en la UE, sobretodo en los países mediterráneos (un 6,6% en España y un 2,1% en Italia).

Con el fin de elaborar estrategias comunes contra la violencia, es necesaria la comparación entre países mediante la recogida de datos e indicadores. Ello requiere un consenso conceptual mínimo acerca de la violencia de género en toda Europa, que debe ser previo. También se recomienda revisar la jurisprudencia relacionada con la violencia de género, para lograr una protección efectiva a la víctima y sanción al culpable.

En cuanto a los contenidos de la educación y de los medios de comunicación, la valoración es negativa, dada la “pervivencia de los roles y estereotipos de género”. Además, “se sigue transmitiendo una cultura androcéntrica,  que ayuda a perpetuar el orden establecido”.

El foro recomienda la aplicación efectiva de políticas de transversalidad de género (“mainstreaming”) y medidas públicas de protección de las mujeres pertenecientes a minorías étnicas, las discapacitadas y las que viven  en el medio rural, entre otros grupos vulnerables.

La Secretaria General de Políticas de Igualdad española, Isabel Martínez, se mostró optimista respecto al avance en la UE, que cuenta con 130 mujeres ministras o secretarias de Estado, aunque «no es suficiente», y llamó a las europeas a seguir liderando la lucha por la igualdad de género en el mundo. También participaron en la clausura la directora ejecutiva de UNIFEM, Inés Alberdi; el director del Instituto Belga por la Igualdad, Michel Pasteel, y la directora del Instituto Europeo para la Igualdad de Género, Virginia Langbakk.

Este encuentro se ha celebrado el día siguiente de la II Cumbre Europea de Mujeres en el Poder, después de la cual, ministras y responsables de las políticas europeas de igualdad han suscrito la Declaración de Cádiz. Consúltala aquí.

También le puede interesar:

Cargando…

LSB-USO
Siguenos en: