1 Mayo 2017: ¡A la Ofensiva! Por los salarios, por el empleo digno y la justicia social

La USO encara la celebración del Día del Trabajo con la convicción de hacer posible las reivindicaciones que en justicia y por necesarias deben ponerse al servicio de los trabajadores y la ciudadanía, haciendo frente a las políticas que ahondan en las desigualdades sociales, la pobreza, los bajos salarios o los empleos denigrantes y precarios. La lucha por la consecución de los derechos laborales y sociales arrebatados, por hacer posible una mayor justicia social, mayor cohesión y bienestar, a partir de la dignificación de la vida y del trabajo humano.

La realidad económica y social en nuestro país deja a las claras que, si bien la recesión haya dado un respiro e incluso quedado relegada, la alargada sombra de la crisis continúa, por mucho que intenten vender una recuperación que no es real, afectando a las principales magnitudes que influyen de manera más directa y decisiva sobre la ciudadanía.

Entre las situaciones más sangrantes para cientos de miles de hogares y personas trabajadoras está la desigualdad social, la pobreza y exclusión provocadas por las políticas de ajuste y austeridad promovidas que han debilitado la más necesaria que nunca protección social y posibilitado que los ricos sean más ricos a la vez que quienes eran pobres sean más y más pobres. Los índices de desigualdad social se han incrementado en siete puntos y medio, consiguiendo hacer colíder a España en el siniestro ranking de quienes lograron alcanzar las mayores diferencias sociales entre sus gentes, tanto en la Unión Europea como entre los países más industrializados de la OCDE.

Lejos de promover y garantizar el estado del bienestar para todos, y a pesar de que las empresas han triplicado sus beneficios respecto al año anterior, el gasto social sigue siendo insuficiente y minorado respecto a la media europea, recayendo buena parte de los ingresos fiscales sobre las espaldas de los salarios y los impuestos indirectos.

Asimismo, se continúa recogiendo la envenenada cosecha emanada de las reformas laborales que abatieron un factor fundamental de reparto de la riqueza entre todos generada como es la concertación sobre la negociación colectiva, provocando una importante disminución de las retribuciones salariales y una transferencia de rentas del trabajo a rentas del capital que ha empobrecido a las mayorías sociales trabajadoras, además de impactar también regresivamente en los derechos y condiciones laborales forjadas durante décadas de negociación entre trabajadores y empleadores.

De manera análoga se han tratado las retribuciones de los empleados públicos y de nuestros mayores jubilados y pensionistas: empeorándolas y empobreciéndolas no solo en tiempos de retroceso económico sino no haciéndolas partícipes de una justa recuperación en tiempos de progreso, ni repercutiendo esta situación en la mejora proporcional de los estándares sociales.

Por otra parte, la gran falta de empleo y la mala calidad del que se está generando, que afectando a todos singularmente lo hace con mayor contundencia y vulnerabilidad sobre la juventud, forzando el éxodo de la generación más y mejor formada, abriendo la más que probable posibilidad de ser la generación que no mejora sus condiciones de vida respecto a la precedente.

Son muchos los hogares familiares que tienen dificultades económicas para abordar el día a día. Y tener empleo hoy no significa necesariamente el desarrollo integral como persona, porque una parte importante de quienes tienen empleo siguen siendo pobres y viviendo por tanto sin la dignidad debida.

Estamos asistiendo a mutaciones muy importantes del contexto económico, social y laboral, en las cuales las personas y el papel fundamental que se tiene que dar al factor Trabajo lejos de priorizarlos y ponerlos en el epicentro de las políticas, pretenden relegar y subyugar a la vista del acontecer de las situaciones descritas.

Porque no es posible lograr un desarrollo económico y social sostenible sin avances nítidos en materia de empleo, de retribuciones justas y suficientes, de condiciones de trabajo dignas, y de justicia social en definitiva para el bienestar y progreso del conjunto de la ciudadanía.

A ello sumamos nuestra histórica demanda de democratizar el panorama sindical, con cambios sustanciales de la Ley Orgánica de Libertad Sindical y de la normativa en materia de elecciones sindicales. Solo con una democracia real en materia sindical en la que la sociedad esté realmente representada en las instituciones recuperaremos la fuerza del sindicalismo de clase y podremos ir a la ofensiva legitimados

Por ello, en este 1º de Mayo la USO hace un llamamiento masivo a los trabajadores y trabajadoras a pasar a la ofensiva, por ser justo, por ser necesario y por ser el momento de recuperar poder adquisitivo de los salarios, de las pensiones y retribuciones públicas, de avances nítidos en la cantidad y calidad del empleo, del valor de la auténtica negociación colectiva, de la recuperación de unas correctas condiciones de trabajo, y del lanzamiento de un programa en defensa y desarrollo del Trabajo Decente.

Una reivindicación que hacemos extensiva al ámbito europeo en un momento histórico de incongruente celebración junto al Tratado de Roma del Brexit, a los tratados de libre comercio, de la continuidad de las políticas de austericidio, el crecimiento de las desigualdades sociales, la decisión sobre hacer el futuro de Europa a distintas velocidades, al trato denigrante e inhumano al refugiado y al inmigrante, o la primacía del mercado y la economía sobre las personas.

La USO aboga y demanda una Europa de la ciudadanía, más social y solidaria, más democrática e incluyente, con más y mejores empleos y salarios, con mayores tasas de igualdad y cohesión social, con mayor justicia fiscal y distributiva, más convergente y equitativa, más unida, fuerte y soberana para un mayor desarrollo de su modelo y proyección social.

Y en este 1º de Mayo Día Internacional del Trabajo, queremos como USO y SOTERMUN reforzar nuestro compromiso fraterno y solidario con todos nuestros congéneres trabajadores, en nuestra labor conjuntamente con la CSI y resto de organizaciones sindicales internacionales, por la lucha y consecución de un mundo que dé satisfacción en todos los lugares del planeta a todos los seres humanos.

¡PARTICIPA CON LA USO EN LOS ACTOS REIVINDICATIVOS, FESTIVOS Y SOLIDARIOS DEL 1º DE MAYO!

También le puede interesar:

Cargando…

Alvaro
Siguenos en:

Alvaro

La USO, es el único sindicato independiente con implantación en todas las comunidades autónomas y sectores profesionales. Nuestra independencia de los partidos políticos, del Gobierno, del mundo empresarial, se corresponde con el respeto al pluralismo político, ideológico o religioso de nuestros afiliados y afiliadas asi como en la autofinanciación.
Alvaro
Siguenos en:

Imprimir esta entrada Imprimir esta entrada