Los trabajadores de Nissan mantienen su pulso en las calles y en la negociación para asegurar los empleos

Tiempo de lectura aproximado: 2 minutos

Más de 1.300 trabajadores de las plantas de Nissan en Barcelona y proveedores vinculados a la compañía nipona, especialmente a la planta de Zona Franca, se han manifestado en defensa de sus puestos de trabajo, amenazados tras el anuncio de la dirección de la compañía de reducir la producción de la planta de Zona Franca por debajo del 20% de su capacidad en el mes de mayo. La manifestación, con el lema “Nissan: ¡Basta de mentiras! Exigimos un futuro real”, transcurrió entre la plaza de Catalunya y la Delegación del Gobierno en Cataluña, donde representantes de los comités de empresa de la compañía fueron recibidos por la delegada del Gobierno, Teresa Cunillera.

Entre ellos, Miguel Ruiz, presidente de la sección sindical de Sigen-USOC en Nissan Zona Franca y secretario general de Sigen-USOC en Barcelona: “la concentración ha sido un éxito, ha acudido muchísima gente, también bastantes trabajadores de las contratas que trabajan para nuestra planta”. El representante de USO consideró que la reunión con la delegada del Gobierno había ido “bien. Nos ha dicho que las dos administraciones, central y autonómica, llevan trabajando desde hace tiempo en un plan para que Nissan se quede en Barcelona y no pueda negarse. No hay aún nada confirmado, pero nos ha garantizado que nos comunicarán cualquier avance para no llegar a un acuerdo sin que los trabajadores demos el visto bueno”.

El representante de la Federación de Industria de USO señala que “le he trasladado a la señora Cunillera que para nosotros la parte social es la más importante. Nissan ha incumplido muchos acuerdos en los últimos años y no nos fiamos de su palabra. Lo más positivo de la reunión es la sensación de que ambas administraciones están trabajando conjuntamente. Saben que están en juego muchísimos puestos de trabajo. Los gobiernos tienen que implicarse a fondo en el sector de la automoción, puntero en nuestro país y del que depende riqueza y empleo estable. Están exigiendo a las empresas que cambien el modelo productivo y tienen que dar tiempo y ayudas para la reconversión. Ha de ser progresiva, no tan rápida como quieren hacerla. Ahora mismo, en mi opinión, no hay una alternativa real”.

El próximo martes, 25 de febrero, los trabajadores de Nissan se manifestarán nuevamente, partiendo desde la fábrica de la Zona Franca hasta la Ronda Litoral de Barcelona, dentro del calendario de movilizaciones para exigir un plan industrial de futuro para las plantas de Nissan en Cataluña y en el resto del país. Estas acciones, con el respaldo del sindicato USO en Cataluña, continuarán hasta el mes de julio, cuando está previsto que Nissan dé a conocer oficialmente sus planes para las factorías españolas. La Federación de Industria de USO, sindicato mayoritario en Nissan, lleva tiempo denunciando que la empresa no cumple con los compromisos adquiridos y ha llevado a cabo una planificación errónea que puede dejar sin empleo a más de 25.000 familias, entre empleos directos e indirectos.

También le puede interesar:

Cargando…

LSB-USO
Siguenos en: