USO denuncia que las auxiliares de Ayuda a Domicilio siguen trabajando sin equipos de protección individual

Tiempo de lectura aproximado: 2 minutos

Algunas empresas prestatarias del servicio se niegan a proveer de EPI y otras dan uno por día, sin tener en cuenta que las trabajadoras visitan varios domicilios. La Federación de Atención a la Ciudadanía de USO-Andalucía denuncia que, más de una semana después de la entrada en vigor del Real Decreto de Estado de Alarma, las diferentes administraciones, ya sean Diputaciones o Ayuntamientos, así como las empresas, siguen sin dotar a las trabajadoras del Servicio de Atención Domiciliaria (SAD) de los Equipos de Protección Individual imprescindibles para su labor con personas de alto riesgo de contagio por coronavirus covid-19.

“Los EPI nos están llegando a cuentagotas. Algunas empresas se han negado por completo a facilitarlos y otras solo proporcionan una mascarilla de usar y tirar para todo el día. Trabajamos con personas de edad avanzada, que ya presentan en muchos casos enfermedades crónicas u otras patologías que merman su sistema inmunológico. Debemos extremar las precauciones: cada día pasamos por varios domicilios”, alerta Julia Sánchez, secretaria del Sector Sociosanitario y Dependencia de FAC-USO-Andalucía.

Las plantillas de Atención a Domicilio reclaman “recibir los EPI completos: con guantes, mascarillas, gel en seco y batas desechables para usar una por domicilio, evitando ser posibles vehículos de transmisión del virus de la casa de un usuario a la de otro o a la nuestra”, relata la delegada de USO.

Desde la Federación de la Atención a la Ciudadanía de USO-Andalucía se ha elaborado un escrito tipo para exigir a las empresas la provisión de los EPI: “ante la falta de respuesta, estamos recopilando las carencias que nos están haciendo llegar las compañeras de todas las provincias para hacer las correspondientes ante Inspección de Trabajo”, anuncia Julia Sánchez.

En todo caso, el Servicio de Atención Domiciliaria “depende en última instancia de Ayuntamientos y otras administraciones, que no deberían hacer la vista gorda con la falta de cuidado que se les dispensa a nuestros mayores y otros dependientes. Instar a las adjudicatarias a dotar de protección al personal sociosanitario es su obligación como contratista del servicio”, recuerda Luis Vinelli, secretario general de USO-Sanidad en Andalucía.

También le puede interesar:

Cargando…

LSB-USO
Siguenos en: