USO contra la subida del IVA a servicios de sanidad y enseñanza

Tiempo de lectura aproximado: 3 minutos

USO advierte de las injusticias y las graves consecuencias en materia de empleo para algunos sectores laborales que se ocultan tras los cambios en IVA a sanidad y enseñanza que estudia el Gobierno. Este está barajando la posibilidad de revisar diversas figuras fiscales en sus Presupuestos para 2021, introduciendo distintas medidas recaudatorias entre las que está la subida del IVA a la educación o a servicios sanitarios privados.

Sectores de sanidad y enseñanza afectados por la subida del IVA: dentistas, fisioterapia, idiomas o comedores escolares

Esto incluiría cuestiones tan cotidianas como centros de educación infantil; determinados servicios odontológicos; comedores escolares; actividades extraescolares; escuelas de idiomas; actividades deportivas; academias de preparación de oposiciones o de refuerzo educativo de cualquier etapa; horarios ampliados en colegios para compaginarlo con los horarios laborales; universidades o entidades formativas privadas de recualificación; atención fisioterapéutica o psicológica; logopedas… Afecta, por lo tanto, a gran parte de la sociedad. No son, desde luego, artículos de lujo. Muchos de estos servicios llegan donde no se contempla la cobertura pública.

Ante este planteamiento, desde USO queremos advertir de la profunda injusticia e inconveniencia de tales propuestas, las consecuencias que entraña realmente en dichos sectores, así como el cuestionamiento real de su capacidad recaudatoria, especialmente en una coyuntura de destrucción y mala calidad de empleo. Esta medida, además, ya ha sido resuelta por la mayoría de países de la Unión Europea, que mantienen este tipo de servicios fuera de la base del IVA, como así ha sido en España desde 1985.

Se trata de una medida que, sin duda, tendrá un fuerte impacto en el bolsillo de las familias. Afectará de manera más directa a quienes tienen menos poder adquisitivo, ahondando en la desigualdad social y traduciéndose en el día a día en un acceso más difícil a determinados servicios educativos, formativos y sanitarios para una gran mayoría de la población.

Subir el IVA: contrario a la fiscalidad progresiva e inoportuno en empleo y cualificación

El resultado es una realidad contraria al principio que defendemos de fiscalidad progresiva y de reducción de privilegios por nivel de renta. Se hace, además, en un momento muy inoportuno, cuando la necesidad de cualificación como estrategia de futuro, junto al necesario fortalecimiento de la cobertura y atención sanitaria y de dependencia, deben ser una prioridad que debe facilitarse, no entorpecerse. Encarecer servicios cotidianos solo genera más desigualdad y menor calidad de vida para aquellos a los que el acceso se les hace inasumible.

La desestabilización de todos los sectores implicados, en los que USO cuenta con gran representatividad, puede tener un efecto negativo sobre el empleo. Esto se da, además, en una época de inestabilidad e incertidumbre en todos los ámbitos, tanto en término cuantitativos como en detrimento de las condiciones laborales. Las empresas querrán, sin duda, repercutir el ajuste en la negociación colectiva, en plantillas, salarios, jornada laboral… con su derivada en términos también recaudatorios, de cotizaciones, para las arcas públicas. Justo en unas circunstancias en las que es necesaria la estimulación, no lo contrario.

Queja de USO a Hacienda para frenar la subida del IVA a sanidad y enseñanza

Desde USO, hemos hecho llegar al Ministerio de Hacienda nuestro rechazo a esta vía y hacemos un llamamiento a dejar de buscar soluciones en esta dirección, sin haber planteado una reforma fiscal amplia, con impuestos sobre la riqueza y no café para casi todos. Proponemos que, en cambio, deberían plantearse revisiones sobre determinados artículos de lujo, recuperando, por ejemplo, el tipo impositivo del 33%. Y, junto a ello, revisarse a la baja los tipos de determinados bienes y servicios, como, por ejemplo, el transporte público colectivo al tipo superreducido o, incluso, exento.

El IVA es el impuesto más regresivo que existe. Su subida afecta profundamente a la población con menos capacidad adquisitiva, que es principal colectivo beneficiario de los tipos exentos, reducidos y superreducidos en bienes y servicios básicos. En plena crisis por los efectos de la terrible pandemia que estamos padeciendo, esta medida meramente recaudatoria y antisocial es totalmente inaceptable, y puede tener un efecto perverso en términos de empleo, desacelerando aún más el consumo de las familias y personas con menores niveles de renta.

También le puede interesar:

Cargando…

LSB-USO
Siguenos en: