Análisis sobre el impacto del Covid-19 en el empleo en Euskadi

Tiempo de lectura aproximado: 2 minutos

Iniciado nuevo año y tratando de visualizar el impacto de este COVID19 en el Empleo en Euskadi nos sugieren varias constataciones que compartimos a modo de reflexión.

“Si no solucionamos la crisis sanitaria, no habrá activación de nuevas inversiones” y ésta es una gran preocupación”. La falta de impulso de estas inversiones viene creado por la falta de credibilidad desde el exterior al actual sistema, que genera desconfianza.

En esta primera fase de acometer la pandemia, priman medidas de contención, regulación, de adecuación a las circunstancias, y es absolutamente necesario acompasarlas con “reconstruir e innovar” con medidas que fomenten la vuelta a la normalidad y reorienten sus actividades; frente al aprovechamiento de este momento de dificultad que está trayendo ERES con medidas traumáticas (despidos), haciendo de un problema coyuntural que resulte estructural.

Los sectores de Hostelería, Servicios y Restauración siguen en ERTES; incorporándose desde Setiembre 2020 a nuevos períodos de suspensión, el 14,42% del total de los mismos corresponden a estos colectivos, 4630 empresas han solicitado estos tipos de expedientes, de los cuales 3662 son de estos sectores afectando a 16.880 trabajadores. La Industria con un 11,70% del total de los ERTES afectando a casi 15.000 empleos, pendientes todos ellos de una recuperación.

Otro colectivo gravemente afectado son los “Parados de Larga Duración”, 67.516 personas suponen un 52,24% del total de desempleados cuya cifra alcanza los 129.240 trabajadores. La pérdida del empleo afecta a los hombres en menos 11.300, mientras las mujeres crecen en 1.700, es la única CCAA donde se aumenta el empleo femenino, los jóvenes son también grandes perjudicados, 10.550 empleos perdidos corresponden a menores de 25 años. Se pierden 9.500 empleos, a la espera de que culminen los ERES en negociaciones leoninas en el sector de la Industria especialmente; así como vislumbrar el final de los ERTES de dudosa incorporación, una destrucción importante del empleo, frenando el crecimiento que veníamos comprobando en los últimos tiempos, utilizando la precariedad y la eventualidad en las nuevas contrataciones, el 7,3% exclusivamente se hacen con carácter indefinido.

Así se corrobora que en Euskadi el empleo en términos finalistas, a priori, ha caído un 1% frente al 3,5% a nivel nacional, pero esto no ha de servir de consuelo con el panorama ya explicado. Resulta imprescindible que las Instituciones y sus políticas colaboren y no permitan el indebido aprovechamiento de las Empresas; fomenten la continuidad de las mismas con ayudas económicas que precisen para evitar la destrucción del empleo. Así mismo, son necesarias las ayudas a los trabajadores y sus familias que se han quedado sin trabajo por ser colectivos vulnerables por ejemplo con ampliaciones de prestaciones por desempleo.

FDO.- Maribel Muñoz
Secretaría General
LSB-USO Euskadi

También le puede interesar:

Cargando…

LSB-USO
Siguenos en: