La Confederación Europea de Sindicatos defiende un nuevo contrato ecosocial

Tiempo de lectura aproximado: 3 minutos

En una serie de conferencias que se celebran del 3 al 5 de febrero, la Confederación Europea de Sindicatos debate acerca del nuevo paradigma sobre el que se debe basar la economía para salir de la crisis.

Numerosos líderes sindicales europeos, políticos y expertos en materia social, económica y medioambiental, además de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, se dan cita en un evento organizado por la Confederación Europea de Sindicatos y el Instituto Sindical Europeo (ETUI). USO participa también en esta serie de conferencias para debatir sobre cómo salir de esta crisis.

Nuevo paradigma económico, social y sostenible

“La necesidad de un nuevo paradigma económico, social y sostenible” ha sido la conferencia que ha inaugurado este foro. El secretario general de la CES, Luca Visentini, encargado de su introducción, ha resaltado los cambios en la forma de responder por parte de la UE con respecto a la anterior crisis financiera de 2008. El Consejo y otras instituciones presentaron medidas de emergencia, como el mecanismo SURE para proteger a los trabajadores.

Sin embargo, Visentini ha mostrado su preocupación ante la posibilidad de que Estados miembros retiren las medidas urgentes antes de tiempo o no quieran crear más deuda. La subsistencia de 40 millones de trabajadores europeos depende de estos mecanismos de protección y mantenimiento del empleo, como son los ERTE en España.

Por su parte, la presidenta de la Comisión Europea ha afirmado en su discurso que este debe ser un año de diálogo social. Von der Leyen ha puesto el énfasis en la importancia de una economía basada en el bienestar de las personas y del planeta, asegurando que invertir en energía limpia crea el doble de empleos.

También ha puesto de relieve el papel del sindicalismo en la transición verde -asegurando que esta sea justa-, haciendo una mención expresa a la función de los sindicatos en los planes de reconversión minera en España, de los que USO forma parte. Ha defendido que la transición debe ser incentivada y compensada a través de la formación para otros empleos. Por ejemplo, la reconversión de empleos relacionados con la construcción en puestos de trabajo para lograr la eficiencia energética y la rehabilitación de edificios.

La necesidad de situar a los sindicatos como interlocutores

El Fondo de Recuperación y Resiliencia (Next Generation EU) también supone un cambio muy relevante en el discurso público de la Comisión, quien ha propuesto fondos comunes, medidas de deuda o suspensión de medidas de ajuste fiscal. Esto ha permitido que los países pudieran afrontar el enorme gasto derivado de la crisis sanitaria y pudieran invertir en ayudas.

Para la Confederación Europea de Sindicatos es imprescindible que la Comisión reconozca a los sindicatos como interlocutores oficiales para implementar estos planes de recuperación en cada país. La protección de los derechos sociales, laborales, junto con otros derechos fundamentales y democráticos, es imprescindible en un momento en el que muchos países están legislando en contra bajo la excusa del covid-19.

Las propuestas de transición hacia una economía verde y digital como forma de salir de la crisis pueden ser algo positivo para los trabajadores. Pero únicamente contando con ellos. Es necesario garantizar que los trabajadores formen parte de la interlocución con los gobiernos a nivel regional y estatal; de forma que no solamente se mejore las capacidades laborales, si no que se garantice el empleo a todos los niveles, empezando por el local.

Pilar Europeo de Derechos Sociales

Para la reconstrucción de la economía, el Pilar Europeo de Derechos Sociales tiene que situarse como parte de la estrategia de la UE. Este plan de acción contempla medidas para atajar las crecientes desigualdades entre los europeos como las relativas a la brecha salarial, el desempleo juvenil, la situación de los trabajadores informales o de plataforma, etc. Unos problemas que se llevan arrastrando desde hace años y que la pandemia no ha hecho más que empeorar. En este contexto, el Consejo Europeo -el cual se halla actualmente bajo la presidencia de Portugal- organizará el próximo mes de mayo una cumbre social en Oporto que abordará los nuevos desafíos sociales derivados de la pandemia.

Desde USO celebramos todas las propuestas que vayan hacia una expansión en los derechos sociales para la ciudadanía europea, aunque deseamos que se conviertan pronto en realidades. Esto sin dejar de lado los grandes retos que llevan años sin solucionarse como es el caso de la existencia de paraísos fiscales y la evasión, la elusión y el fraude fiscal en la UE, así como la competencia fiscal desleal que podría atajarse mediante una base y un tipo mínimo del impuesto de sociedades de la UE. Ahora que los fondos europeos van a suponer un impulso para las empresas, la UE debe ejercer un control sobre su comportamiento.

También le puede interesar:

Cargando…

LSB-USO
Siguenos en: