Manifiesto 8M 2022: «El día es mío, la lucha es nuestra»

Tiempo de lectura aproximado: 4 minutos

Este 8M, celebramos el Día Internacional de la Mujer poniendo el foco en un problema que, aunque no es nuevo, ha cobrado especial relevancia en el contexto de la pandemia por covid-19: el desigual reparto del tiempo de trabajo remunerado y los cuidados entre hombres y mujeres.

Muchas familias tienen problemas para conciliar su vida laboral y personal en España, pero el peso de estas responsabilidades familiares recae, sobre todo, en las mujeres. Este desigual reparto del tiempo, del que vienen alertando varias instituciones nacionales e internacionales, trae como consecuencia una importante brecha de género a nivel laboral y económico. Una brecha que, por otro lado, se ha visto agravada por los efectos de la pandemia, que han acentuado notablemente las desigualdades.

En 2022, las mujeres padecen una mayor tasa de desempleo y una mayor temporalidad en sus trabajos que los hombres. Son mayoría entre las personas que reciben salarios mínimos, y son las que, en mayor medida, trabajan a tiempo parcial, recurren a las reducciones de jornada y excedencias, o cambian de empleo para cuidar de otras personas. No solo hay más mujeres trabajando sin ser remuneradas, sino que, entre las personas trabajadoras, las mujeres asumen la mayor parte de las tareas del hogar. El lema podría ser el mismo que hace 20 años: “queremos empleo, que trabajo nos sobra”.

Durante el último trimestre de 2021, el paro femenino era de 15,04 %, frente al 11,79 % del masculino. El 22,1 % de las mujeres que trabajaban lo hacían a tiempo parcial, una cifra significativamente mayor al 6,2 % de los hombres. Esto supone que, del total de las personas trabajadoras a tiempo parcial, un 75 % son mujeres. Adicionalmente, los sectores económicos relacionados con el cuidado, altamente feminizados, son normalmente los más precarios y de menor reconocimiento social, a pesar de ser esenciales.

Cuando las mujeres se ausentan del trabajo, renuncian a parte de su carrera profesional, pierden poder adquisitivo e independencia, y dejan de acceder a puestos de responsabilidad. Todo ello supone dejar de participar en la vida pública de la misma forma en la que lo hacen los hombres. Las decisiones que se toman en empresas o instituciones afectan a toda la sociedad, y esa es una razón de peso para que mujeres y hombres encuentren en ellas una igual representación a todos los niveles.

Las políticas de igualdad que se han aprobado hasta ahora han facilitado la conciliación, pero no han evitado que se sigan reproduciendo los roles tradicionales de género. Han facilitado la conciliación, sí, pero la conciliación de las mujeres. Durante los últimos meses, además, hemos podido comprobar cómo las medidas de conciliación implementadas durante la pandemia han sido un absoluto fracaso, como el Plan MECUIDA, insuficiente y discriminatorio.

Desde USO, creemos que la solución al problema de la desigualdad pasa necesariamente por un cambio cultural que lleve a la corresponsabilidad, a la implicación de toda la sociedad, así como al reconocimiento de los diversos modelos de familia. Es por ello que reivindicamos que, aunque el día es de todas y cada una de las mujeres, la lucha es de todos y todas.

Los cambios culturales auténticos no son rápidos, llevan trabajo y esfuerzo. No dejemos esto también solo en manos de las mujeres.

2022KO MARTXOAREN 8A “EGUNA NIREA DA, HAUXE DA GURE BORROKA”

M8 honetan, Emakumearen Nazioarteko Eguna ospatzen dugu, eta, berria ez bada ere, covid-19ak eragindako pandemiaren testuinguruan garrantzi berezia hartu duen arazo batean jartzen dugu arreta: ordaindutako lan-denboraren banaketa desorekatua eta zaintzak gizonen eta emakumeen artean.

Familia askok lan-bizitza eta bizitza pertsonala bateratzeko arazoak dituzte, baina familia-erantzukizun horiek, batez ere, emakumeek hartzen dituzte beren gain. Denboraren banaketa desorekatu horrek, nazioko eta nazioarteko hainbat erakundek ohartarazi dutenez, genero-arrakala handia dakar lan eta ekonomia mailan. Alde hori, bestalde, larriagotu egin dute pandemiaren ondorioek, desberdintasunak nabarmen areagotu baitituzte.

2022an, emakumeek gizonek baino langabezia-tasa handiagoa eta behin-behinekotasun handiagoa pairatzen dugu gure lanetan. Gehiengoa gara gutxieneko soldatak jasotzen ditugun pertsonen artean, eta gu gara, neurri handienean, lanaldi partzialean lan egiten dugunok, lanaldi-murrizketetara eta eszedentzietara jotzen dugunok, edo beste pertsona batzuk zaintzeko enplegua aldatzen dugunok. Emakume gehiago daude ordainsaririk jaso gabe lanean, eta, horrez gain, langileon artean, emakumeok hartzen ditugu etxeko lan gehienak gure gain. Leloa duela 20 urteko bera izan liteke: «Enplegua nahi dugu, soberan dugu lana».

2021eko azken hiruhilekoan, emakumeen langabezia % 15,04koa zen, eta gizonena, berriz, % 11,79koa. Lan egiten zuten emakumeen % 22,1ek lanaldi partzialean lan egiten zuten, gizonen % 6,2k baino nabarmen gehiago. Horrek esan nahi du lanaldi partzialeko langile guztien % 75 emakumeak direla. Horrez gain, zaintzarekin lotutako sektore ekonomikoak, oso feminizatuta daudenak, prekarioenak eta onarpen sozial txikiena dutenak izaten dira normalean, funtsezkoak izan arren.

Emakumeok lanetik alde egiten dugunean, gure karrera profesionalaren zati bati uko egiten diogu, erosteko ahalmena eta independentzia galtzen ditugu, eta erantzukizuneko postuak eskuratzeari uzten diogu. Horrek guztiak bizitza publikoan parte hartzeari uztea dakar, gizonek parte hartzen duten modu berean. Enpresetan edo erakundeetan hartzen diren erabakiek gizarte osoari eragiten diote, eta hori arrazoi garrantzitsua da emakumeek eta gizonek maila guztietan ordezkaritza berdina izan dezaten.

Orain arte onartu diren berdintasun-politikek kontziliazioa erraztu dute, baina ez dute saihestu genero-rol tradizionalak errepikatzen jarraitzea. Kontziliazioa erraztu dute, bai, baina emakumeen kontziliazioa erraztu dute. Azken hilabeteetan, gainera, egiaztatu ahal izan dugu pandemian ezarritako kontziliazio-neurriak erabateko porrota izan direla, hala nola “MECUIDA Plana”, eskasa eta diskriminatzailea.

LSB-USO sindikatuan, uste dugu desberdintasunaren arazoari irtenbidea emateko, ezinbestekoa dela kultura-aldaketa bat egitea, erantzukidetasuna, gizarte osoaren inplikazioa eta familia-ereduen onarpena ekarriko dituena. Hori dela eta, eguna emakume guztiona den arren, borroka guztiona dela aldarrikatzen dugu.

Benetako aldaketa kulturalak ez dira azkarrak, lana eta ahalegina daramate. Ez dezagun hau emakumeen esku bakarrik utzi.

ADJUNTOS:
Manifiesto 8M.
Manifiesto 8M tamaño A4.

También le puede interesar:

Cargando…

LSB-USO
Siguenos en: